El Ayuntamiento de Pollença ha decretado la paralización inmediata de las obras del Hotel Formentor. El anuncio lo ha hecho el grupo ecologista GOB, quien asegura que el consistorio les da la razón «en cuanto a la ilegalidad de la demolición integral» del emblemático hotel. El grupo ecologista denunció que la demolición efectuada se había realizado sin la preceptiva autorización municipal y fuera de las actuaciones amparadas en la propia licencia otorgada. Por eso, aseguran, se trata de «una actuación que es constitutiva de una infracción grave de acuerdo con lo que establece el artículo 163.2.c). y de la LUIB».

La información publicada por GOB asegura que el decreto del Ayuntamiento de Pollença ordena a la entidad mercantil Formentor Bay, S.L. la inmediata suspensión de las obras en ejecución en el plazo de 24 horas, sin prejuicio de las medidas sancionadoras de las obras en ejecución; se inicia un procedimiento de restablecimiento de la legalidad urbanística en contra de esta entidad y se le da un plazo de 2 meses para que solicite la oportuna licencia.

Desde el GOB, exigen al Ayuntamiento que revise la legalidad de las licencias otorgadas hasta ahora al Hotel, ya que advierten de que incluso las licencias de reforma y ampliación no se ajustan al PGOU de Pollença. Por este motivo, la entidad ecologista mostró su asombro porque, mientras el debate sobre la demolición del hotel estaba en curso, el departamento insular Turismo, que ahora tiene las competencias, avaló el proyecto de reconstrucción y ampliación del Hotel Formentor.