Impulsa Balears celebró ayer el i-meeting «Condicionantes globales y movimientos pendulares: protagonistas del escenario macroeconómico». Según su director técnico, Antoni Riera, Balears suavizará su crecimiento pero, previsiblemente, sin entrar en terreno negativo. Además, auguró un crecimiento para la comunidad «por encima de la media española», ya que el punto de partida de las islas no es tan malo como se esperaba.

La fortaleza para las islas viene precisamente por el aprovechamiento de los flujos internacionales durante los últimos meses. La buena temporada turística ha permitido a las empresas de las islas disponer de un alto nivel de liquidez cara a los próximos meses. Optimismo moderado, por tanto, para encarar el invierno, con el aprovechamiento de los flujos turísticos internacionales como valor diferencial.

Cinco crisis simultáneas

En el encuentro se analizaron las claves económicas actuales, donde confluyen cinco crisis al mismo tiempo: la guerra de Ucrania, la inflación, la presión geopolítica, las consecuencias de la pandemia y el cambio climático. La subida de precios es la que más afecta al territorio español, donde el impacto de la crisis no es tan acentuado como en otras economías más industrializadas, como Alemania o Francia.

Enric Fernández, economista jefe de CaixaBank Research, incidió en que «el gran condicionante es la inflación, muy duradera y muy imprevisible. Es muy importante que la política fiscal ayude a los colectivos, familias y empresas más vulnerables por estar más expuestos a las presiones inflacionistas».

En estos momentos, prosiguió Fernández, «la cuestión relevante es cuándo volverá la inflación a niveles normales y hasta qué punto deberán los bancos centrales aumentar los tipos de interés para conseguirlo».